Hard times for a lone whistler

Thoughts, views and events in the life of a lone Whistler.

miércoles, abril 12, 2006

Reflexión de Semana Santa

Lejos quedan los tiempos en los que la Catedral me parecía un monumento a la ignorancia humana y planeaba cómo sabotear la Semana Santa en el pueblo. Sigo siendo ateo, pero he ganado mucho respeto por la religión y las creencias de los demás.

Ahora me gusta la Semana Santa. Siempre me ha parecido una época maravillosa para estar en esta ciudad. De hecho, junto con las Ferias de septiembre, me parece la mejor época para venir. Pero no sólo eso. Me gusta el movimiento. Yo no veo las procesiones con ojos de fe, sino con ojos populares. Me gustan las manifestaciones tradicionales, ver cómo, por una vez, la gente se reúne en paz, convive tranquilamente y expresa una admiración compartida (con matices personales, por supuesto).

Me gusta que en mi pueblo, después de muchos años, la gente vuelva a tener una ilusión con la que ocuparse, un lugar para reunirse y trabajar juntos. No veo otro movimiento/agrupación/ideología que sea capaz de generar tal actividad conjunta en este país.

Sin embargo las tradiciones me parecen algo muy paradójico. Por lo general, las tradiciones surgen de la necesidad en su momento, y viven alimentadas por la nostalgia. Como resultado, las tradiciones pierden utilidad y se convierten, bien en obligación, bien en una carga, bien en arte. Y me da pena que desaparezcan las costumbres populares, pero si el tiempo cambia, nuestros usos cambiarán igualmente. Ahora la paradoja es: ¿vale la pena mantener o incluso rescatar la tradición?

Quizá la respuesta sea la misma que la de esta otra pregunta: ¿ha de ser útil el arte? Si el arte no es útil, ¿vale para algo? Supongo que el utilitarismo diría que no. Por otro lado, la repetición y la predecibilidad dan confianza, dan seguridad y estabilidad, con lo que igual es útil en un sentido abstracto.

Creo que una combinación adecuada de tradición y progreso son el ideal para mantener la estabilidad.

1 Comentarios:

At 23 abril, 2006 19:27, Blogger Stygyan said...

Bueno, yo siempre he dicho lo mismo sobre las tradiciones... ¿Quién dijo que la semana santa o los toros perduraran, y relegó al olvido las bacanales romanas? Yo las veo ligeramente más divertidas.

Y sobre la utilidad del arte... creo que fue en La insoportable levedad del ser de Kundera, donde leí que el arte, el verdadero arte es inútil por definición. La necesidad es el alimento, el arte es la cocina. La necesidad es el abrigo, el arte es el diseño de moda. La necesidad es el cobijo, el arte la arquitectura... y etcétera.

Estrictamente hablando, no necesitamos el arte, pero es lo que más nos diferencia de los animales.

 

Publicar un comentario

<< Home