Hard times for a lone whistler

Thoughts, views and events in the life of a lone Whistler.

domingo, abril 16, 2006

Qué poco dura lo bueno

Mañana vuelta a la capital, y no me apetece. Hoy he vuelto del pueblo para no hacer mañana dos viajes en un día. Estaba muy agusto allí, con unos días preciosos al principio, con todo empezando a verdear y terminando de florecer. Al final ha llovido, lo que ha hecho que quedarse en casa y disfrutar de la familia haya sido un placer añadido.

Otras veces que me he tomado una semanita como ésta de descanso he vuelto muy refrescado. Esta vez no, me ha sabido a muy poco y no tengo ganas de pensar en lo que me espera allí. Igual es cuestión de dormir bien esta noche, quién sabe. Demasiados torbellinos en mi cabeza (aunque últimamente estoy consiguiendo que se esté bastante quietecita).

Durante un tiempo tuve el miedo de que la familia se desmembraba, pero ahora tengo la sensación de que se vuelve a reunir, y me gusta. Quizá sólo sea yo el que ha cambiado y lo percibe ahora de otra forma.

En honor a Murphy, decir que, como quería ir ligero de equipaje, me llevé una mochila "ligerita", el portátil y poco más. Duda típica antes de salir de viaje - "¿me llevo el cargador de las pilas?" - respuesta típica - "bah, las he cargado hace poco, buena gana de llevar más equipaje. ¿Qué pasa? Que cuando dices: "a ver, quiero una foto de todos comiendo tiramisú", pues van las pilas y se acaban.

1 Comentarios:

At 16 abril, 2006 10:23, Blogger Jean Bedel said...

Los domingos antes de volver al tajo son muy malos. Yo no sufriré ese shock, porque llevo en el tajo toda la semana.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

<\$BlogItemBacklinkCreate\$>

<< Home