Hard times for a lone whistler

Thoughts, views and events in the life of a lone Whistler.

lunes, octubre 31, 2005

Última lectura

El último libro que he leído es: ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?

Me lo he leído en un par de días y me ha dejado bastante impresionado. Yo tiendo bastante a comerme el tarro analizando y dándole vueltas a las cosas, y éste libro me ha dado "food for thought", que dicen los angloparlantes.

Tras la Guerra Mundial Terminal, se supone que los pocos humanos que quedan han de caracterizarse por su empatía y su capaz de sentir hacia los demás. En estos esquemas no acaban de cuadrar los androides que los humanos han creado para ayudarles como esclavos, por lo que Rick Deckard es encargado de retirar a seis de ellos que se han fugado.

Lo que se plantea a lo largo del libro es: ¿es un androide capaz de sentir algo por la vida animal o humana? ¿es un androide capaz de sentir algo por otro androide e importarle que viva o muera? ¿alguien que retira androides sin remordimientos es humano?

Muy buena reflexión sobre la identidad, el sentimiento de grupo y las emociones en general.

Después de leerlo quiero volver a ver la película porque, a medida que iba leyendo, iba recordando escenas a las que podría dar un nuevo enfoque y un nuevo significado.

Necesito radiocasette nuevo

Ayer viniendo del pueblo me puso de los nervios la radio. Venía yo intentando encontrar una emisora de radio musical con la que pasar el viaje más distraido y cómo no, oh gran Murphy, todas las que se oían bien daban el fútbol.

Hubo un momento en el que pillé un "Nothing else matters", que dio paso al ruido blanco en dos segundos, y después un "Tom's diner" de Suzanne Vega que se cambió de frecuencia al kilómetro.

Hasta que no llegué a la ciudad no fui capaz de encontrar una emisora estable. Y todo esto acompañado del hecho de que el casette está jodido y no se pueden oir cintas (y sí, es lo suficientemente viejo como para no leer MP3 ni CDs). ¡Y me puso muy nervioso!

El puente romano

Media España se moviliza en estos días y la otra media se queda en Madrid. Últimamente se me ha ocurrido pensar que España es una fábrica de Madrileños.

Ya estoy asentado, más o menos. Ya tengo piso, ya he empezado mis cursos, y la primera semana me ha venido muy bien. En casa me he sentido muy agusto y en la facultad he encontrado motivación y, por fin, algo en qué ocupar mi tiempo.

Todavía no tenemos internet en el piso y me estoy planteando si no será mejor que tenerlo. Al final, teniéndolo, acabo perdiendo el tiempo y mirando cosas que no me llevan a nada. Sé que la solución no es no tenerlo sino usarlo bien, pero el que es compulsivo lo tiene bastante mal. Uno de mis retos para esta nueva etapa de mi vida es planificar y usar mejor mi tiempo.

sábado, octubre 29, 2005

Fortune of the day

From now on, I will try to make this true for myself:

A man would do nothing, if he waited until he could do it so well that no one would find fault with what he has done.

--Cardinal Newman, 1801-1890, British Preacher

lunes, octubre 24, 2005

Mi auténtica vocación

Hoy he descubierto que si fuera cristiano me metería a monje. Esta mañana he estado en el Convento de San Esteban, aprovechando que hoy por la mañana la entrada era gratuita, y he sentido ganas de quedarme todo el día allí mirando a las paredes. La contemplación de la belleza me parece una buena alternativa.

Y dándole vueltas al asunto me he dado cuenta de que los hombres son capaces de erigir tales monumentos sólo en nombre de Dios, y me ha hecho pensar. ¿Por qué no erigir uno dedicado al hombre? En la Iglesia me sentía impresionado por la belleza, pero no dejaba de pensar que estaba dedicada a algo en lo que no creía. ¿Por qué no construir un sitio así en el que uno pueda sentirse inspirado por las virtudes humanas y buscar motivación y ejemplo?

En realidad es lo que pienso de las religiones, todas apuntan hacia el mismo sitio, la superación personal. El problema es cuando se tergiversan los motivos y se cae en el dogmatismo, se habla de obligaciones en lugar de recomendaciones y de imposiciones en lugar de aprendizajes y ejemplos. La libertad es fundamental, y como bien he leído hoy en una de las paredes del claustro alto: "La libertad se equipara con la vida".

miércoles, octubre 19, 2005

Fortune of the day

It is bad enough to regret having done what you have done, but it would still be worse to regret having done what you have not done.
--Ego

Fortune of the day

When something important is going to happen to you, there shouldn't be a night before.
-- Snoopy

sábado, octubre 15, 2005

Recuperar el tiempo perdido

Sobre este tema existen dos opiniones:

La de Manolo García, que dice que "Nunca el tiempo es perdido" y la mía que dice que "El tiempo perdido nunca se podrá recuperar".

En cualquier caso, queridos lectores, seáis muchos o pocos, aquí os traigo noticias frescas. Me piro a la capital del reino. Después de una semana de aparentemente infructuosa búsqueda, por fin tengo piso. Hoy he vuelto a Salamanca con las manos vacías y he acabado el día teniendo dos compañeras de piso.

Como ya fuera costumbre en Alemania, escribo después de una tajada. Como no es el mejor momento para escribir, lo dejo aparcado para mañana.

sábado, octubre 08, 2005

Mira que eran salás

Anoche estaba perdiendo un poco de tiempo antes de salir de casa y vi una caja que tengo con monedas antiguas. Entre ellas, cómo no, pesetas (de las antiguas pesetas, como dicen en la tele). Me acordé de la de veinte duros, mi favorita, y fui a buscarla, pero me sorprendió ver que no tenía ninguna.

Aún así hubo varias cosas que me sorprendieron también:
  • Cuando vi la de duro por detrás pensaba que eran cinco duros. Y es comparadas con las de €uro eran enormes, y ya digo, de cinco duros no tengo.
  • Tengo pesetas de las "viejas" y de las "nuevas". A pesar de que las nuevas las introdujeron en el noventa o por ahí, a mí nunca dejaron de parecerme eso, nuevas. ¿Os acordáis del billete de mil con la imagen de Tenerife? ¿Y el de dos mil con Galdós? De los viejos de cinco y diez mil ya no me acuerdo...
  • Y algo a lo que nunca le había dado importancia: usamos monedas de Franco. Los duros de Franco son del 57 y si los tengo es porque los he usado yo mismo, acojonante.