Hard times for a lone whistler

Thoughts, views and events in the life of a lone Whistler.

lunes, marzo 21, 2005

Fortune of the day

There goes a good one for me:

The best cure for insomnia is to get a lot of sleep.
-- W. C. Fields

viernes, marzo 18, 2005

There's no place like home (or a little ray of happy sunshine)

Back to Salamanca. A piece of advice for everyone taking planes to other countries: take into account the weather at your destination point. You don't want to find yourself with your winter jacket in a city where it is 32ºC.

Well, that applies to Madrid, not here. We have about 25º today. I can hardly believe how relieved I feel to be back here. I don't really know if it's the city, the people or the sun. Today the sky is perfectly blue, not a single cloud here. I have been wandering this morning with Katy. We've been to Anaya square, close to the cathedral, and layed on the grass. There was someone playing a guitar, people walking their dogs, people sitting on the stairs... and all the time I had the strange feeling that I wished my friends in Bielefeld where here now. I felt calm and relaxed, and I wished I could share that moment with you all.

I keep on thinking that I am wasting so many moments. There's a lot of people I appreciate there, yet I can't find the peace to be happy with them. You're all heartfully invited to come to Salamanca whenever you want.

I still feel sad that I had to say goodbye to Dora. She's been one of the closest persons this time, and definetely one of the persons with the warmest heart I have ever known. We've walked together under the snow, under the rain and against the wind. I wish she were here and walk once more with her, under the sun along my beloved streets and buildings.

It's not possible to have everything one wants at the same time :(

jueves, marzo 17, 2005

Once again...

Yeah, once again in english.

And once again goodbye. First came Erwan, and now Dora. I am flying tomorrow back to Spain for three weeks, so that when I come back she will have already flown back to Greece, on 23d march.

In these moments I do always think in all the things that we haven't done together. I get some kind of remorse, why I didn't spend more time with them, and most of all, why I was so worried when such marvelous people surrounded me.

I must admit, the best moments I've had up to now are due to them. And it's not about the big moments, it's about a short stroll under the rain, a coffee in a cold day, a film sunday evening when nothing happens and everything seems just wrong... It's all about people.

Today we went playing billiard (for those who speak german, I was to write "we went billiard playing"), Alex, Sushi, Elena, Viviane, her brother, his girlfriend, Esme, Dora and I. Around twelve o'clock we decided to go home, because there's no night bus today. Dora decided to stay in the city and go to Lisimako's, while the other went home. I stayed with her and wandered a little bit, talking about all these six months together.

We arrived to where Lisimakos lives, almost without realising, because we didn't really know where it was. We stayed there at the corner, talking and talking... for two hours. I love it when I can freely talk without worries for hours. We have analyzed many things that have happened, we have spoken about what we have felt here, about the people we have met...

Yes, it's really been a great evening. Just a dramatic closing: it began to rain. And yes, you're really great, you two. I'm so glad I've had the chance to meet you and learn from you. I'll miss you (in fact, I already do).

P.S: for those tolerant of great amounts of feeling, a film: El mismo amor, la misma lluvia

I saw it with a very good friend of mine, and it's really worth it, just like any other film with Ricardo Darín that I have seen.

viernes, marzo 11, 2005

Sobre la solidaridad

Lo que en ese momento no podía comprender era el dolor colectivo. Me pregunto cuál es la causa de que seamos capaces de sentir como propio el dolor ocurrido en un sitio lejano. O mejor dicho, la verdadera pregunta es: ¿por qué no somos capaces de sentir como propio el dolor de un sitio más lejano aún?

Son lo que se llama endogrupo y exogrupo. Los miembros del endogrupo generan sentimientos de simpatía hacia los demás miembros, por identificación con ellos, mientras que se generan sentimientos hostiles hacia el exogrupo. Este fenómeno se conoce también por sociocentrismo o, en algunos casos, etnocentrismo.

Es un mecanismo para relajar la angustia vital, la sensación de aislamiento y soledad del individuo.

En España oigo hablar español a diario y no me hace ninguna ilusión especial. Sin embargo, oir español en Alemania me hace querer acercarme a esas personas. De hecho, a lo tonto a lo tonto, ayer conocí a dos chicas precisamente porque estaban hablando español: una de Méjico y otra de Valencia, y quedamos para ir al cine por la noche a ver "Mar Adentro" (Das Meer in mir).

Para que los demás no piensen mal, también decir que cuando oigo alemán en España me hace ilusión y también tengo ganas de conocer a esas personas. No penséis que me he vuelto Españolator.

Y tú, ¿cómo te enteraste?



Hace un año estaba yo haciendo no sé qué en casa. Por casualidad, justamente ese día, no me apetecía encender la radio y escuchar al Abellán como todos los demás días. Seguramente estaría escuchando música o haciendo algo al ordenador.

A eso de la una menos diez empecé a preparar la mochila para irme a la piscina. No tengo una imagen clara de ese día. No sé si hacía buen tiempo o si hacía malo.

A la una me fui a la piscina, nadé tres cuartos de hora, como todos los días. Seguramente hice cerca de dos kilómetros, porque a esas alturas del año pasado ya estaba yo en plena forma y estaba batiendo mis propios récords.

A las dos y media llegaría seguramente a casa. Tendí la ropa y esperé a que llegasen mis padres para comer. Sonó el teléfono y lo cogí, era Jorgín. Me llamaba para decirme que no había clase. Yo no sabía que ese día hubiera claustro, y con razón, no lo había. Le pregunté por qué no había clase y me dijo que por los atentados. Pensé que habría habido otro coche bomba de ETA, pero esta vez era mucho más gordo. Me explicó todo lo que había pasado y enseguida encendí la radio y el ordenador.

ETA no hace eso, fue lo primero que se me pasó por la cabeza. Sin embargo, todos los de arriba empezaron a decir que eran ellos, hasta tal punto de convencerme de que así había sido. Pero era extraño que antes de que se encontrara ninguna prueba se empezaran a lanzar acusaciones a diestro y siniestro. Me parecía un acto publicitario descarado.

En el momento no sabía que pensar. No era realmente consciente de lo que estaba pasando. Un año después me da mucha pena. Un día realmente negro.

miércoles, marzo 09, 2005

Informe sobre mis plantas

Dos días después de haber echado las lentejas en tierra, una de ellas ya tiene una raíz de cerca de un centímetro. Es la que más cubierta por la tierra estaba, así que deduzco que cuanta más tierra las rodee, más probabilidades de que se desarrolle. Las otras dos estaban en la superficie y todavía no tienen signos visibles de crecimiento.

Había también tres alubias. Dos de ellas enteras, en la superficie, sin signos visibles. La tercera, solamente media alubia, tiene un brote, que no sé si se debe a que está partida o a que está creciendo.

El perejil me da a mí que no enraiza, y el ajo está tan tranquilo. Lo del perejil lo digo por las hojas, que están empezando a amarillear. Tampoco quiero sacarlo para ver si tiene raíces, no vaya a ser que estén naciendo y la caguemos.

Me parece increíble el tema de las plantas. Unas simples alubias, que pueden pasar meses o años en una bolsa, de repente despiertan y salen de su letargo para dar lugar a una planta llena de vida. ¿En qué momento comienza esa vida? ¿Está ya viva la alubia antes de germinar?

Otra cosa sorprendente es el desarrollo de la raíces a través de esquejes. Cortas una rama, y las células que antes eran rama de repente se ponen a generar raíces. ¿Cómo saben que tienen que empezar a hacer raíces?

Tema curioso el de la biología.

Noticia del día


Desde hace años, el pueblo inglés de Carlisle vive bajo una auténtica maldición: inundaciones, plagas de fiebre aftosa, altísimos índices de desempleo y una sequía de goles del equipo de fútbol local que les ha llevado a bajar de categoría. La culpa, dicen las autoridades locales, la tiene la 'Piedra Maldita'

Sí, sí, lo de las inundaciones y la fiebre a esta gente se la suda. Lo que verdaderamente les preocupa es que el Carlisle United no baje de división, qué perros. Me voy a escribir yo una bendición en una cartulina y la voy a guardar en la cartera, a ver si se me multiplican los billetes.

lunes, marzo 07, 2005

Las plantas, yo, y lo que sucedió después

Iba yo a escribir sobre mi relación con las plantas, cuando me he acordado de que hoy no he leído las noticias. Abro la página de elmundo, leo un poco sobre la periodista italiana tiroteada por los yanquis, sobre el depósito de cadáveres del tiramisú en Tailandia, etc. y me encuentro con que:


Las asociaciones de usuarios de 'software' libre aseguran que la posibilidad de patentar 'software' haría ilegal más de la mitad de programas informáticos utilizados actualmente en la UE, y sólo beneficiaría a las grandes empresas de programación informática, en detrimento de las pequeñas empresas y de los consumidores. Las grandes compañías como Microsoft o Nokia sostienen, por el contrario, que esta directiva estimulará la innovación al proteger los derechos de los inventores.

Pues nada, ya está hecho. Ahora esto se convertirá en la salvajada que permitirá que sólo una persona en toda la UE tenga derecho a utilizar tal recurso software.

La innovación no la estimulan las patentes, sino las pelas. La pequeña o mediana empresa de Pepe tiene muy pocas probabilidades de innovar. Intentará buscarse un hueco en el mercado, seguramente desarrollando sistemas web, probablemente bajo jsp utilizando tomcat y java y, con un poco de suerte, reutilizará sus propios proyectos en el futuro.

Pero es que la empresa de Manolo tampoco es muy distinta, y aunque no copie directamente los sistemas de Pepe, probablemente tenga sus mismas ideas, porque no todos somos Newton. Entonces el pobre Manolo y sus colegas tendrán que luchar con los grandes para poder poner en práctica lo que se les ha ocurrido.

Más aún, si a algún estudiante un poco avispado se le ocurre un programa super chulo, que resulta que a los peces gordos ya se les había ocurrido, pero el pobre chaval no tenía ni idea, tampoco tiene derecho a sacar provecho de él.

Como un ejemplo, esta tienda totalmente común que viola más de veinte patentes.

Y todo esto empezó porque he pantado unas ramas de perejil, un diente ajo, unas lentejas y tres alubias. Ya os iré contando cómo van.

Ya tocaba

Estoy bajando:
  • Los Rodríguez - Sin documentos (una de las que pueden ser las mejores canciones pop/rock en castellano)
  • Ana Belén y Víctor Manuel - El hombre del piano
y además estoy escuchando Diálogos 3 en Radio 3, y he hecho té por primera vez en mucho tiempo.

Todo esto me lleva a pensar que estoy en una de esas fases de melancolía. Si además miro por la ventana y tengo en cuenta que el cielo está gris y hace un rato ha estado nevando, tengo todos los ingredientes para el pastel.

Sin embargo esta semana en Bielefeld me siento más agusto que de costumbre. Me aburro, eso sí, pero no estoy angustiado ni nervioso. Quizá una de las razones es porque me he puesto a analizar con detenimiento mi situación, como ya hiciera antaño.

La causa principal de que no acabe de cuajar aquí es la resistencia al cambio. Todo me recuerda a Salamanca, a las cosas que allí he vivido, y en lugar de alegrarme de vivir cosas nuevas me duelo de que las viejas se vayan. A veces me digo a mí mismo "ahora estás en Alemania", para convencerme.

Y por tonto que parezca, el tema de la autosugestión parece funcionar. Sigo viendo que me agobio pero entonces pienso "ahora te estás agobiando, acepta el cambio, es natural".

Y por supuesto tal resistencia se debe al miedo. Miedo que: 1) para mal, he sufrido toda mi vida, aunque no me haya dado cuenta, 2) para bien, cada vez reconozco en más aspectos de mi vida, y el primer paso para solucionar un problema es reconocer su existencia.

Eso sí, el reconocimiento no me lleva inmediatamente a la solución, y enlazo con la semana de esquí en Francia.

Nunca me había atrevido a ir a esquiar. Nunca me ha atraído realmente, y siempre me he buscado mil excusas para no hacerlo. Además, la pereza (que yo ya tengo más que comprobado que es el reverso tenebroso de la fuerza) es muy poderosa, y eso de cambiar mis rituales vacacionales no me mola.

El caso es que por una vez decidí probar, ver mi miedo y acabar con él. Y el miedo no fue tan grande como yo pensaba. Sí que acojona estar ahí arriba, pensando que no tienes ni papa y viendo la cuesta empinada que se te avecina, pero una vez que estás en harina se te olvida todo.

Una de las cosas que más me ha molado ha sido eso, ver cómo empezaba con miedo y al segundo día me estaba bajando una roja (aunque eso sí, qué putos perros, me habían dicho que era una azul). Mientras bajaba me sentía concentrado en mí mismo, en mis movimientos, en mi actitud. Alguna vez estuve a punto de tragarme a alguna señora de tanta concentración, así que decidí concentrarme un poquito menos.

El segundo día, bajando la susodicha roja, casi al final perdí el control y salí cuesta abajo con los esquís paralelos en plan monigote, agitando los brazos para intentar recuperar el equilibrio. Al final me partí el culo porque me sentía ridículo, pero a la vez contento de no haberme pegado una leche.

Otra vez me pasó lo mismo un poco más arriba en otra roja y dije "macho, aquí lo más importante ahora es mantener el equilibrio", así que lejos de intentar frenar o torcer, me puse en posición bala y pa abajo, al grito alemán de "Vorsicht!" para que se apartara la peña (que supiera alemán). Adelanté a Erwan, a su padre y a su hermana, y cuando por fin conseguí parar me estaba descojonando, y llegó otro pavo y me dijo "Wunderbar!" (en alemán, maravilloso). Qué crack, nos había oido hablar en alemán.

Al final de la semana, que ya controlaba yo el tema de girar más o menos, bajando la última pista de la temporada veo que la hermana de Erwan se para y me dice "necesitan a un hombre". Me paro yo también, miro a la derecha y veo a un equipo de salvamento con un pavo tumbado en el suelo. Yo pensando "no me jodas, a ver si nos van a tener que llevar a los dos ahora". Me descalcé los esquises y fui a ver que se les ofrecía.

Me dijeron que mientras ellos levantaban el cuerpo del torpedo yo tenía que meter un colchón inflable debajo de él. El tipo estaba tumbado en paralelo a la pendiente, con la pierna y/o la cadera alineadas de forma extraña con el eje del tronco. Yo tenía que empujar el colchón cuesta arriba y pensaba si no me llevaría él a mí cuesta abajo. Na, clavar bien las botas, y pa arriba. Luego tuve que preocuparme de que el tío no saliera despedido en plan trineo pista abajo (yo me lo imaginaba como el homer en los simpson). Por último tuvimos que levantarlo, girarlo y montarlo en el carricoche en el que lo llevarían los de salvamento hasta abajo.

Ale, misión cumplida y la obra buena del día hecha. Problema: calzarse otra vez los esquís. Charlotte me ayudó un poquito y pa abajo. Yo estaba preocupado de no poder quitarme la idea del hombre éste de la cabeza, pero en cuanto llegamos abajo cogimos un remonte y a otra pista guachi.

En casa de Erwan bastante bien también. Buena comida, bonitos paisajes y una familia encantadora. Tengo que decir que a veces me sentía bastante perdido, porque no dejaba de ser una situación extraña, yo no dejaba de ser extranjero y el idioma no dejaba de ser francés.

Me he esforzado bastante menos de lo que podría con el francés. Aun así, si no soy demasiado autocrítico, he aprovechado bien la oportunidad. Con el padre, las hermanas y con Erwan hablaba casi siempre alemán. Si había alguien que no capiscara entonces me esforzaba por hablar francés, y me volví a sentir otra vez parvulito total. Comprender podía comprender bastante bien, aunque al hablar no era capaz de encadenar dos palabras seguidas.

Luego París, ciudad del amor. Me ha molado muchísimo. Lo que más, el barrio del "Marais". Los monumentos muy chulos, pero lo que más me ha gustado ha sido la vida de las calles. Muchos cafés, muchas tiendas y muchos sitios para pasear. Ésa es mi idea de ciudad.

Fortune of the day

In theory, there is no difference between theory and practice. In practice, there is.

Fortune of the day

People often find it easier to be a result of the past than a cause of the future.

viernes, marzo 04, 2005

Nueva habitación

En el mismo piso, eso sí. Birger se ha pirado de casa y ahora estamos sólo tres: Jessica, Steffen y yo. Realmente Jessi no pisa por aquí, porque prácticamente vive con el novio, pero sigue teniendo la habitación ocupada, así que no viene nadie nuevo. Steffen y yo hemos cambiado la habitación. Ahora yo tengo la grande y ruidosa y él tiene la pequeña y tranquila. No sé realmente quién sale ganando con el cambio, pero tiene buena pinta.

De la habitación de Birger hemos hecho un salón, con tele y todo. La única pega es que Steffen ha puesto aquí también los platos y me estoy temiendo que me vaya a dar la turra con los discos. Ahora estoy en el salón, él no, y tiene el chunda chunda a toda caña.

Está claro que si en algún momento me molesta debo decírselo y no callarme, pero ¿dónde poner el margen de tolerancia?

La verdad es que me da pena que se haya pirado el otro, porque empezaba a caerme bien. Aunque pareciera muy serio, al final siempre acababa riéndose.